Apaga el celular y abre la biblia

Papa Francisco: Vivimos un tiempo contaminado por demasiada violencia. Apaga el celular, abre la Biblia en Cuaresma, conéctate al Evangelio

«La Cuaresma es el momento adecuado para apagar el televisor y abrir la Biblia. Es el momento de apagar el celulr, desconectarse de los teléfonos y conectarse al Evangelio… La Cuaresma es un tiempo para eliminar todas las distracciones y la amargura de la vida de uno para poder escuchar mejor a Dios y a aquellos que sufren en silencio y necesitan ayuda», así lo dijo el Papa Francisco en su audiencia general semanal.

La celebración de esta audiencia del Papa Francisco coincidió con la celebración del Miércoles de Ceniza y el comienzo de la Cuaresma para los católicos de rito latino. Fue la primera audiencia general del año celebrada fuera en la Plaza de San Pedro, dadas las suaves temperaturas.

Sin embargo, dada la creciente preocupación en Italia por la propagación del coronavirus, el Papa Francisco redujo su contacto con la gente de la plaza, estrechando la mano de sólo unas pocas personas antes de comenzar su charla.

En el Papamóvil, el Papa Franicsco rodeó la plaza, saludando y bendiciendo a la gente desde lejos, y el conductor y el equipo de seguridad del Papa no se detuvieron a recoger a ningún niño como es costumbre.

De hecho, al final de su audiencia, el Papa aseguró a todos los afectados por el virus su cercanía y sus oraciones. Dijo que sus oraciones también estaban con los profesionales de la salud y los funcionarios públicos que estaban trabajando duro para ayudar a los pacientes y detener la propagación de la enfermedad.

Cuaresma: significado espiritual del desierto.

En su discurso a la audiencia principal, el Papa Francisco explicó «el significado espiritual» del desierto, donde Jesús pasó 40 días orando y ayunando para prepararse para su ministerio público.

Jesús a menudo se dirigía a lugares desiertos para rezar, enseñándonos a buscar al Padre que nos habla en silencio.

El desierto es un lugar para alejarse del ruido que nos rodea. Es la ausencia de palabras para dar lugar a otra palabra, la Palabra de Dios, que como una ligera brisa, acaricia el corazón.

Papa Francisco: Apaga el celular y abre la biblia para Cuaresma.

Así como Jesús pasó tiempo en el desierto, los católicos deben pasar la Cuaresma creando un ambiente similarmente escaso y un ambiente saludable del corazón.

Estos lugares necesitan una «limpieza» a fondo, porque vivimos en un ambiente contaminado por demasiada violencia verbal, por tantas palabras ofensivas y dañinas, que Internet amplifica.

Vivimos en un tiempo contaminado por demasiada violencia verbal, por palabras ofensivas y dañinas, inundados de palabras vacías, y en medio de este rumor «nos cuesta escuchar la voz del Señor. La gente hoy en día lanza insultos con la misma frecuencia y despreocupación que si dijeran «hola».

La Cuaresma, en cambio, es tiempo para apagar la televisión, para desconectarnos del celular y conectarnos al Evangelio, es tiempo para entrar en el desierto con Jesús, porque dialogar en silencio con el Señor nos devuelve la vida..

Estamos enterrados bajo palabras vacías, anuncios, mensajes engañosos. Estamos acostumbrados a oír todo sobre todo el mundo y corremos el riesgo de caer en una mundanidad que atrofia el corazón. Y no hay un bypass (una cirugía) para arreglar eso, sólo silencio.

Para los cristianos, el desierto no es un lugar de muerte, sino de vida, porque estar en silencio, en diálogo con el Señor, nos devuelve la vida.

Es tiempo de despojarse de lo innecesario y hacer tiempo para Dios.

El Papa Francisco pidió que la gente se despojara de lo superfluo e innecesario en sus vidas para poder encontrar lo que realmente cuenta, lo esencial e incluso redescubrir a la gente que ya está a su lado.

El ayuno es parte de ese proceso, dijo, porque ejercita la capacidad de prescindir de cosas que son excesivas o frívolas.

Es el momento de dejar las palabras inútiles, la charla ociosa, los rumores, los chismes y hablar íntimamente con el Señor.

Hacer tiempo para el silencio y la soledad también ayudará a los fieles a ser más conscientes de los que sufren en silencio a su alrededor.

La Cuaresma es un tiempo para acercarse a los que están solos, abandonados, pobres o ancianos y a todos los que necesitan ayuda, dijo.

Oración, ayuno y actos de misericordia, este es el camino del desierto de Cuaresma, porque sólo en el desierto se encuentra el camino de la muerte a la vida. Sigamos a Jesús en el desierto y con él nuestros desiertos florecerán.

Dejá tu comentario

Si te Gusto esta Publicación... Coméntanos...

Tu dirección de Correo NO será Publicada


*