Como cultivar la fe católica en nuestros hijos.

 

 

Cómo los padres pueden cultivar la fe católica en sus hijos?  Hay tantos ejemplos de familias santas. Podemos fijarnos en  los padres de Santa Teresita de Lisiux. Padres que han sido canonizados por la Iglesia como santos reconocidos. Padres que llevaron a sus hijas, cinco en total, a conquistar el camino de la santidad, unas están ya canonizadas el resto van camino de los altares… ¿Quién puede dudar que la familia pueda conquistar la santidad?  Claro que se puede.

¿Cómo hacerlo? Yo sigo insistiendo aunque suene un poco raro o infantil… hay que llevarlos a enamorarse de Dios… de Jesús… hay que llevarlos a interesarse en convertir a Jesús en su Amigo,

Pero esto, no es solo para los hijos. Esto es labor de todos… Quien se enamora de Dios… vuelve su vida…sus pasos por el camino que Dios ha trazado.

Quien hace a Jesús su Amigo entrañable… vivirá solo para agradarle. De tal forma que huira de todo aquello que sea peligroso para su alma.  Estoy convencida de esto.

 

Por eso,  los padres están llamados a vivir una riquísima intimidad con Dios, Dios como Amigo… los padres deben enamorarse de Dios… lo mejor es que antes de ser padres hayan vivido la experiencia del Amor de Dios,  de la amistad con Dios… estén acostumbrados a darse completamente a Dios.

Pero, ¿qué hacer para llevar a los niños a ese descubrir a Dios en todo? Hay con sencillez y simplicidad ir sembrando en el corazón, en la voluntad y en el intelecto el amor a Dios.

 

¿Cuándo se debe iniciar  a los niños a esa hermosa aventura de descubrir a Dios como Amigo?

Diría, desde que están formándose en el seno materno…

Sí en el seno materno… ahí… cuando la madre y el hijo viven una intimidad tan grande… es cuando el bebe se enriquece por el amor que siente su madre por Dios… todo lo asimila… ese dialogo amoroso de la joven madre con Dios… el pequeño lo va asimilando, experimentando… Ese continuo buscar a Dios en el sacramento de la eucaristía, ese corazón de madre que adora, ama, agradece al Dios Eucarístico, hace que el pequeño vaya sintiendo esos sentimientos que afloran en su madre para Dios.

¿En el seno materno? El amor se transmite de madre a hijo… esos sentimientos hacia Dios no le son indiferentes al bebe que se va formando en el vientre de su madre.

 

Pruebas científicas han demostrado, que los niños por nacer, perciben todo lo que sucede; conocen la voz de su madre, la voz de sus familiares más cercanos; el estado anímico de su madre les afecta, etc.

 

Los padres, que han tomado en serio el camino de la santidad personal, van llevando a  los hijos a descubrir día a día, en los detalles de la vida diaria, a Dios… a amar a Dios… a desear y conocer el Amor de Dios y a vivir íntimamente con Dios… porque Dios se convierte en Amigo de la familia, en Amigo personal de cada miembro de la familia… es algo normal, natural para todos en la familia.

 

Es como un canal cuya   corriente de vivencias cotidianas en las virtudes, van pasando del corazón de los padres al corazón de los  hijos. Es una corriente que lleva a Dios en todos los detalles, pequeños o grandes de la vida en familia… Dios es el centro del hogar. Dios es el Amigo divino de la familia… a quien se le llama, se le busca, se le invita, se le hace presente en todas las actividades de la familia.

 

Ver a papá de rodillas ante Jesús en el Sagrario, mueve a los hijos a imitarle. Ver a papá con el rosario en la mano rezando en algún rincón de la casa, mueve a los niños a imitarlo. Ver a papá leyendo la Sagrada Biblia, con devoción, con suma reverencia, mueve a los niños a amar la Sagrada Palabra. Ver a papa, prestar ayuda a mamá, a ellos mismos, a un vecino o a un desconocido, enseña a los niños lo que es la caridad, la solidaridad, la fraternidad.

 

Descubrir a mamá recibir con reverencia, adoración y devoción la santa comunión, luego verla recogida en su interior en la comunión, le habla a los hijos de la grandeza de la santa comunión, motiva  los niños a tener hambre y sed de eucaristía.

Ver a mamá con tanto entusiasmo contarles historias de santos, les enseña el valor de la santidad y la alegría de ser santo.  Ver a mamá solicita en ayudar al demás, sacrificada en su deber como esposa, madre, ama de casa, les enseña el valor de la donación por amor a Cristo. Les enseña a servir desde pequeños, con desinterés y solo por agradar a Dios.

 

 

 

 

 

 

Dejá tu comentario

Si te Gusto esta Publicación... Coméntanos...

Tu dirección de Correo NO será Publicada


*