Cómo orar: 6 consejos para nuestros hijos.

¿Quieres orar, pero no sabes por dónde empezar? Permítanme primero contarles una historia sobre un monje que casi ahogó a un seminarista. . .

¿Qué tan importante es la oración?

Había una vez un joven seminarista que empezaba su camino hacia el sacerdocio. Él era un poco de esos sabelotodo, y quería ser el mejor en todo lo que hacía. Oyó hablar de un monje muy santo que era considerado un maestro espiritual con respecto a la oración y la contemplación.

El seminarista lo buscó y le pidió al monje que le enseñara todos sus secretos para la oración. El monje solo lo despidió sin hablar con el. El seminarista fue obstinado y regresó pronto, pidiendo nuevamente que aprendiera sus secretos a la oración. El monje le dijo que regresara en una semana.

Cuando llegó la semana siguiente, el monje lo llevó detrás del monasterio a un pequeño lago. Todavía no había dicho una palabra. Cuando entró en el agua por encima de su cintura, el seminarista se impacientó con el monje, que seguía en silencio.

De repente, el monje agarró al seminarista y sostuvo su cabeza bajo el agua. El seminarista luchó y se tambaleó, pero con la fuerza de un buey el viejo monje lo sostuvo bajo el agua. Cuando el monje lo soltó, se levantó bruscamente para respirar, avergonzado, enojado y confundido. El monje lo miró y le dijo: “Hasta que rezas con la misma desesperación que tienes por el aire, no has orado”.

¡La oración es tan importante para nuestra alma como el aire es para nuestro cuerpo! Necesitamos oración pra estar conectados con el Dios que nos creó con un plan en mente. Echemos un vistazo a algunas formas en que podemos profundizar en la oración en nuestras vidas cotidianas.

 

Cómo orar

1.  ¡Di hola!

Cuando un amigo entra en una habitación, lo primero que hacen la mayoría de las personas es decir hola. En muchos sentidos, este es el comienzo de la oración: un reconocimiento de la presencia de Dios.

Cuando entramos en una Iglesia, nos inclinamos ante el tabernáculo para humillarnos mientras reconocemos y reverenciamos la presencia real de Jesús en la Eucaristía. Al comenzar a orar, ya sea caminando en alguna parte durante el día, en una capilla o en tu habitación, toma un momento para reconocer su presencia. “Quédate quieto y date cuenta que yo soy Dios” (Salmos 46:10).

2. Ser tú mismo.

Tantas personas piensan que la santidad es inalcanzable, y que para orar debemos parecer una estatua de San Francisco con las manos dobladas piadosamente. La realidad es que fuimos creados para estar en comunión con Dios, y Él desea estar en una relación con nosotros. Él te creó con tus propios dones y pasiones, y quiere brillar a través de ti únicamente en ellos. ¡Ven a Él como eres y deja que Él te transforme en el santo que Él quiere que seas!

3. “Enséñanos a orar” (Lucas 11: 1).

Los apóstoles de Jesús le preguntaron estas palabras, y esa conversación dio lugar a lo que llamamos la oración ‘Padre Nuestro’. Si sus propios apóstoles le pidieran a Jesús que les enseñara a orar, ¡cuánto más debemos pedirle que nos enseñe a orar! Pídale a Dios que te ayude, Él te escucha. ‘Pide y se te dará; Busca y encontraras; Llamad y se os abrirá la puerta “(Mateo 7: 7).

4. ¡Pisa el freno!

El mundo en el que vivimos hoy nos hace estallar con los medios de comunicación y el ruido de todos lados durante todo el día, desde mensajes de texto, la música,  televisión e Internet. Estas no son cosas malas, pero pueden demasiado distraer nuestra relación y conversación con Dios. “El silencio es tan falto en este mundo que a menudo es demasiado ruidoso, que no es favorable para el recuerdo y la escucha de la voz de Dios” (Papa Benedicto XVI). Toma 10 minutos cada día desde el tiempo que pasa en facebook o tv, y use ese tiempo para orar. Pon a Dios de nuevo en el centro de su corazón y mente.

5. Mantenerlo vivo.

Una vida de oración que no se mantiene es como un estanque sin agua que fluye dentro o fuera. Se convierte en estancamiento. No hay oxígeno entrando, y se vuelve inhabitable. Todo lo que encontrarás es espuma y mosquitos. A nadie le gustan los mosquitos; No seas esa persona. Sin embargo, una persona que cultiva su relación con Dios en oración encuentra una imagen muy diferente. Hay agua fresca que fluye dentro y fuera del estanque. Es la vida dando! Hay flores y árboles que crecen a lo largo de los lados. Tu vida de oración afectará las otras áreas de tu vida.

‘Felices los que no siguen el consejo de los impíos, ni van por el camino de los pecadores, ni se sientan en compañía de burladores. Más bien, la ley de El Señor es su gozo; La ley de Dios estudian día y noche. Son como un árbol plantado cerca de corrientes de agua, que da su fruto en temporada; Sus hojas nunca se marchitan; Todo lo que hacen prospera “(Salmos 1: 1-3).

6. Deja que te transforme.

La práctica hace al maestro. Toda la vida cristiana, incluyendo la oración, es algo en lo que debemos trabajar para ser mejores. ¡Dios puede hacer cosas asombrosas en nosotros a través por medio de la oración!
“Las virtudes son formadas por la oración. La oración preserva la templanza. La oración suprime la ira. La oración evita las emociones de orgullo y envidia. La oración atrae al alma al Espíritu Santo, y eleva al hombre al Cielo “(San Efraín de Syria)

Sólo prueba!

Como católicos, tenemos acceso a la más alta forma de oración todos los domingos (y todos los días si es posible) en la Misa, terminando con recibir a Jesús mismo en la Eucaristía. Entrar en ella de una manera más profunda cada vez y escuchar a Dios para hablar con El.

También puedes empezar por rezar el rosario. Nuestra madre María es increíble y es el modelo perfecto para amar a su hijo.

La oración de San Miguel Arcángel es también una gran oración para conocer. Satanás está siempre tratando de separarnos de Dios. San Miguel tira sobre Satanás. Créeme, quieres s San Miguel en tu equipo.

Ora por tu familia, ministerio, grupo, sacerdotes, futuro cónyuge, y da gracias a Dios por todas las personas que Él ha traído a tu vida para ayudarte a aceptar quien hoy tu eres.

Oro para que en tu camino hacia la oración te enamores del Dios que estará allí contigo a través de los buenos y malos tiempos y de innumerables aventuras a lo largo del resto de tu vida.

Nota publicada de el blog de Nuestra señora de la paz

Dejá tu comentario

Si te Gusto esta Publicación... Coméntanos...

Tu dirección de Correo NO será Publicada


*


A %d blogueros les gusta esto: