Cosas qué hacer cuando sientes que estás aburrido en tu matrimonio

El matrimonio. Es. Difícil. Cuanto más tiempo lleves casado, más retador se vuelve. Entre el trabajo, los niños, tus actividades, las actividades extracurriculares de los niños, las responsabilidades, cuidar por los padres mayores, las actividades de la iglesia, y la lista continua…, es fácil perder de vista a nuestro cónyuge. En lo que se refiere al romance, bueno, a veces simplemente no lo consigues.

A veces, entre más conocemos a nuestro cónyuge, menos nos agrada, especialmente durante estas etapas difíciles y menos románticas. Ese «olor a macho» que tu esposo adquiere después de salir a correr de repente se vuelve realmente insoportable y lo más lejano a sexi, o el tono alto de su risa entrecortada por ronquidos, que al principio te parecía tan atractiva, ahora se siente como clavos rallando una pizarra en tus oídos.

Puede que incluso hayamos notado como nuestros esposos parecen más irritados con nosotros o menos propensos a darnos atención o afecto. Antes de darnos cuenta, nos encontramos en una exhaustiva lucha con nuestros cónyuges, y muchas veces solo queremos escapar en lugar de quedarnos con nuestro ser amado.

Pasamos menos tiempo junto, dejamos de hablar a menos que sea de «negocios», y el sexo, bueno, se convierte simplemente en una tarea de la lista. Nos volvemos más aburridos con nuestro cónyuge.

Es en estos momentos, más que en cualquier otro, que necesitamos cambiar las cosas antes que alguno diga o haga algo de lo que nos vayamos a arrepentir para siempre.

1. Recuerda lo que te hizo querer decir: «Si, acepto».

Yo creo que cada uno de nosotros debe recordar porque nos enamoramos de nuestra esposa en primer lugar. Es más difícil permanecer enojado o guardar resentimiento hacia nuestro cónyuge cuando reemplazamos esos sentimientos negativos con algunas más favorables, como el porque nos amamos.

2. Sé el primer motivador de tu cónyuge.

Tenemos el poder de hacer que el otro se sienta amado y respetado, simplemente escogiendo las palabras correctas, y estoy agradecida que mi esposo decide motivarme una y otra vez (Romanos 15,5)

3. Muéstrale a tu cónyuge todos los días que estás comprometido con tu matrimonio.

Podemos mostrarle al otro, todos los días, que estamos 100% comprometidos al escuchar al otro, pasar tiempo juntos, y siendo completamente honestos con el otro.

4. Sean íntimos en todos los niveles.

El sexo puede ser solo un acto físico, pero Dios lo diseño para ser mucho más que eso. Él nos dio este increíble regalo para compartirlo con nuestro cónyuge como una hermosa celebración de nuestro amor y compromiso con el otro.

Es la comunión espiritual, mental y física de nuestras almas. Así que, hay mucho más que el siempre acto.

5. Oren juntos todos los días.

Cuando ores, agradécele por tu cónyuge, pidiéndole que les de fuerza en el matrimonio, confiesen sus faltas y sean tan específicos como sea posible. No solo te sentirás más cerca de tu Creador, sino también estarás mucho más cerca de tu pareja.

¿Con quién mejor hablar sobre tu matrimonio que con  el mismo Autor y Creador del matrimonio?

Cada matrimonio pasa por pruebas, pero cuando descansamos en Dios y hacemos todo lo que esté en nuestras manos para mantener nuestros matrimonios fuertes, podemos sobrellevar cualquier prueba que venga a nosotros.

Dejá tu comentario

Si te Gusto esta Publicación... Coméntanos...

Tu dirección de Correo NO será Publicada


*