Deja de comparar tu matrimonio con los demás

En el matrimonio, es fácil caer en la trampa de la comparación cuando se ven tantas imágenes maravillosas de parejas enamoradas en las redes sociales. Pero es necesario que enumere 4 razones para dejar de comparar tu matrimonio con los demás. Comparar puede traerte problemas serios, incluso a ti mismo. Problemas emocionales y de autoestima.

Cada matrimonio es único e irrepetible, tienen distintas tonalidades y formas Pero, comparar tu matrimonio con el de alguien más es una causa perdida y solamente de dejará decepción. 

1. Tu matrimonio es único.

«Tú y tu pareja son dos individuos ÚNICOS que forman una pareja ÚNICA en su tipo. Una pareja irrepetible»

El término una en un millón significa, esencialmente raro, precioso o especial.

No hay dos personas que sean exactamente iguales y de igual manera, no hay dos matrimonios que sean exactamente iguales.

Cuando Dios los unió en el matrimonio, Él tenía planes especiales para ustedes, y aún los tiene. Es importante para ustedes recordar esto y hacer esas cosas a las que Dios les ha llamado tanto individualmente como en pareja.

2. Tu matrimonio tiene una historia de amor exclusiva.

«Ninguna otra persona en esta Tierra comparte su particular historia de amor. Es exclusiva de ustedes».

¿Recuerdan cuando se conocieron? Ya sea que haya habido fuegos artificiales en ese momento o no, solamente ustedes dos tienen preciosos recuerdos guardados en sus mentes y corazones.

Yo amo como mi esposo y yo compartimos muchas historias divertidas, románticas e incluso un poco embarazosas de los días en los que empezamos a salir juntos.

Amo el hecho de que esas historias nos pertenecen sólo a nosotros y no a alguien más. Hay exclusividad en nuestra historia y en la historia de amor de nuestro matrimonio. Nadie puede robarles eso. Así que ni siquiera permitan que alguien lo intente.

Acepten su historia de amor, valórenla y celébrenla recordando esos encuentros dulces en los primeros días de su relación y tomando pasos que mantengan fuerte su historia de amor.

3. Tu matrimonio es testimonio de poder y perseverancia.

«Su matrimonio trae consigo un testimonio especial de unidad, apoyo, amistad, amor, luchas, fracasos, exitos»

Nadie es perfecto, por lo tanto, ningún matrimonio es perfecto. El hecho de que estás leyendo este artículo significa que deseas tener un matrimonio grandioso. Ese es un gran paso en la dirección correcta.

Como parejas perfectamente imperfectas, podemos caer, pero como cónyuges que se apoyan, nosotros nos escogemos el uno al otro. Continuamos nuestro camino aprendiendo de nuestros errores y creciendo juntos.

Cada vez que nos servimos, amamos mutuamente, y nos rehusamos a darnos por vencidos, Dios está tejiendo una preciosa tela de nuestro testimonio especial, la prueba innegable y visible de que estamos en este matrimonio por largo rato.

Dios usa nuestro ejemplo de fidelidad, perseverancia y unidad, no solamente para ayudar a otras parejas a tener esperanzas durante los tiempos duros, sino que además, Él nos muestra que NOSOTROS podemos ser un pedestal fuerte el uno para el otro cuando la vida se torna un poco difícil.

4. Tu matrimonio está dejando un legado de amor.

«Ustedes dos están creando su propio legado de amor para toda la vida impreso en los corazones de sus hijos».

Todos y cada uno de los días, estamos depositando monedas en nuestro banco del legado. Es muy importante que mantengamos esto en mente cuando tomamos decisiones. Esto es incluso más importante cuando hay niños de por medio.

Queremos demostrarles a nuestros hijos que el matrimonio es algo bueno, y cómo respondemos el uno al otro, especialmente cuando estamos molestos, dejará una impresión duradera en nuestros hijos y en nuestros propios corazones.

Como mencioné anteriormente, vamos a cometer errores, pero debemos aprender de ellos. Esforcémonos para construir un legado de amor que sea uno en un millón, donde fluyan el respeto, la gracia, la persistencia, la humildad y la felicidad.

Amigos, acepten su matrimonio hoy, pues tu matrimonio es uno en un millón. No le nieguen a su pareja o a ustedes mismos la maravillosa relación que Dios les ha dado. No hay nada en el mundo que se le parezca. 

Dejá tu comentario

Si te Gusto esta Publicación... Coméntanos...

Tu dirección de Correo NO será Publicada


*