Desanimado o sin esperanza?

He estado agotada últimamente. Solo me siento al límite de mi misma, que es probablemente justo donde Dios me quiere. Sin embargo, es al menos, doloroso, incómodo y da miedo. He tenido sentimientos muy abrumadores. Te confieso que me he sentido sola, derrotada, triste, desanimada y sin esperanza en muchas ocasiones. Pero, al igual que yo lo descubrí, quiero que tú también lo descubras ahora. Cuando te sientas en este estado, hay una cosa que quiero que recuerdes.

Cuando te sientas solo, derrotado y sin esperanza. 

Esta mañana, estaba sentada leyendo el libro de Lamentaciones, un documento del Antiguo Testamento de la Biblia, y que también se puede encontrar en el Tanaj (Biblia hebrea). Me había olvidado de cuánto amaba este libro de la Biblia. Muchos concuerdan y creen que El autor del libro de Lamentaciones fue el profeta Jeremías.

En hebreo, Lamentaciones significa «cómo». A menudo le pregunto a Dios, «¿Cómo ocurrió esto?» o «¿por qué estoy pasando por esto?» Tal vez le has preguntado lo mismo, como resultado de tu pecado o el de otra persona, o por una mala decisión.

En el Libro de Lamentaciones (3,25-36) encontramos lo siguiente:

«El Señor es bondadoso con los que esperan en Él, con aquellos que lo buscan. Es bueno esperar en silencio la salvación que viene del Señor. Es bueno para el hombre cargar con el yugo desde su juventud. Que permanezca solitario y silencioso, cuando el Señor se lo impone. Que ponga su boca sobre el polvo: ¡tal vez haya esperanza! Que ofrezca su mejilla al que lo golpea y se sacie de oprobios. Porque el Señor nunca rechaza a los hombres para siempre. Si aflige, también se compadece, por su gran misericordia. Porque Él no humilla ni aflige de corazón a los hijos de los hombres. Cuando se aplasta bajo los pies a todos los prisioneros de un país; cuando se conculca el derecho de un hombre ante el rostro del Altísimo; cuando se perjudica a alguien en un pleito, ¿acaso no lo ve el Señor?»

Tal vez has estropeado algo últimamente, o tal vez una relación que tienes no está funcionando como quisieras. Quizás sientes a Dios lejos o ausente. Tal vez estás esperando por una promesa que Dios te ha dado. Hay esperanza en todo momento. Me gusta lo que este pasaje dice sobre permanecer en silencio cuando estamos buscando a Dios por algo.

Sé que mi defecto puede ser llamar a un amigo para hablar sobre la situación antes de hablar con Dios acerca de ella. No obstante, toma un consejo del libro de «Lamentaciones» y ve por tu propia cuenta, reza sobre esto, y cualquier cosa que hagas nunca dejes de esperar a que nazca la esperanza.

Cuando te sientas solo, recuerda que no hay mejor compañía que la de Dios. Solo Él puede llenar todos los vacíos de tu corazón para jamás dejarte. Su Presencia, no solo acompaña, sino que ofrece su sanación mientras caminamos en este viaje con Él.

Cuando te venga ese sentimiento de desánimo, recuerda que, muchos fueron los grandes profetas que no se rindieron por muy duras que eran las circunstancias. Pero con la ayuda de Dios, lograron grandes cosas.

Si te sientes derrotado, recuerda que tienes al Dios de los ejércitos a tu lado. No hay batalla que Dios haya perdido. Su triunfo sobre el mal está escrito en el primero y el último libro de las Sagradas Escrituras. Cuando los hijos de Dios entregan su corazón a la providencia de Dios, ya no hay más que temer. No hay derrota posible cuando se está con Dios, solo tropiezos y peldaños difíciles que nos forman el espíritu para hacernos más fuertes.

Cuando te sientas sin esperanza, mira hacia atrás un poco. Estuviste peor en muchas ocasiones seguramente. Pero has salido adelante cuando has confiado en Dios. Es la llama que enciende toda esperanza. Confiar y confiar más. Soltar nuestras dificultades en su corazón sabiendo y confiando que Él alivia todas nuestras cargas

Con Dios de tu lado, encontrarás de nuevo el camino. Ya no tienes porque sentirte desanimado, solo, derrotado y sin esperanza. Hay algo más grande que nos espera. Ánimo y fuerza.

Dejá tu comentario

Si te Gusto esta Publicación... Coméntanos...

Tu dirección de Correo NO será Publicada


*