Mamá todo terreno

Los tiempos que nos han tocado vivir son muy difíciles y complicados ya que el tiempo no nos alcanza, pues el ritmo de vida es muy acelerado; pero de pronto, con la contingencia nos han puesto un alto, nos han parado en seco y ahora debemos cambiar el ritmo de vida y adaptarnos para cuidar a nuestros hijos todo el día todo los días.

PRIMERO. Organízate para tener el mayor tiempo posible durante el día.
Debemos tener orden en nuestra vida y para eso es bueno que tengamos una agenda donde pongamos todo lo que debemos hacer en el día.

Debemos ser firmes pero flexibles, es decir, estar conscientes que debemos dar prioridades a nuestras actividades, así podremos realizar primero las que son de vital importancia, después las necesarias y si nos queda tiempo las demás.

SEGURNDO. Optimiza los recursos que tienes.
Es cierto que las cosas, actualmente, están muy complicadas, es por eso que debemos aprender a optimizar los recursos que tenemos.

Y no sólo me refiero al dinero, que de suyo es muy necesario; también me refiero a todo lo que tenemos en casa y sobre todo nuestro tiempo.

TERCERO. Siempre digna
Es importante que nuestros hijos y esposo nos vean arregladas y sobre todos de una forma digna y decorosa.

En bueno que no nos vean siempre igual.

No digo que estemos siempre tan arregladas que parezca que vamos a una fiesta; solo digo que hagamos lo necesario para que sin mucho esfuerzo nos veamos dignas, arregladas y que nuestros hijos se sientan orgullosos de nosotras.

Sólo es cuestión de estar bien peinadas, con ropa limpia y de acuerdo a nuestro estilo, pulcras y tratar de evitar la ropa que nos haga ver cómo si no nos arregláramos.

CUARTO. Que la creatividad sea tu mejor recurso.
En cuanto a la solución de los problemas o retos que se nos presentan a lo largo del día, es necesario que seamos creativas, que busquemos innovar para no caer en el aburrimiento.

Un proceso que es tedioso, si le agregamos una chispa de creatividad podemos hacerlo divertido y llamativo para nuestras hijos, por ejemplo, si cuando limpiamos la mesa, ponemos música y les pedimos a nuestros hijos que lleven los platos al fregadero al ritmo de la música, podemos terminar más rápido y con muy buen humor.

Que no nos dé miedo innovar y hacer caso a nuestra creatividad. Total, si no funciona, volvemos a cambiar.

Y QUINTO. Que la oración sea tu mejor arma.
Ante todo y sobre todo, debemos estar bien en nuestro interior para que todos en la familia estén bien.

De nosotros depende el estado de ánimo familiar.

Y también depende si nuestros hijos están alegres o estresados, por eso debemos tener una relación cercana a Dios.

Dejá tu comentario

Si te Gusto esta Publicación... Coméntanos...

Tu dirección de Correo NO será Publicada


*