Maneras en que los hijos aprenden a perdonar

Cómo los hijos aprenden a perdonar.

Enseñarles a los hijos a amarrar las cintas de sus zapatos, abotonarse la camisa o a cepillarse los dientes es fácil. eEstas lecciones practicas tienen pasos bien claros. Una vez que los niños aprenden el proceso, no necesitamos estar enseñándoles nuevamente a hacerlo.

Pero, los hijos aprenden a perdonar de una manera un poco diferente. El proceso nunca termina. Incluso nosotros, como adultos, necesitamos aprender una y otra vez. La lección continua de por vida.

1. Enseñarles a decir: «TE PERDONO».

A los hijos, hay que enseñarles a decir: «Te perdono» cuando alguien dice: «Lo siento». Las palabras importan. Jesús es la Palabra de Dios, y tenemos la oportunidad de reflejarlo en las palabras que pronunciamos.

He notado que nuestra cultura tiende a resaltar ciertos términos de cortesía, como gracias y de nada, pero no siempre la respuesta. Cuando decimos «gracias» por ejemplo, podemos recibir respuestas como: «claro», «no hay problema», «ya sabes» o «m-hum».

Estas respuestas han reemplazado el «por nada» en el vocabulario diario, pero es cierto que no expresan el mismo sentimiento o que signifiquen lo mismo.

Los mismo sucede cuando nos disculpamos. Cuando alguien nos dice «Lo siento», nuestra respuesta es muchas veces, «está bien», o incluso solo asentimos con la cabeza.

En muchos casos, omitimos la respuesta que significa más: «te perdono». Ninguna otra respuesta se acerca más profundamente al significado que estas dos palabras encierran.

Es una simple, pero poderosa, lección el enseñar a los niños a decir, «Te perdono», cuando alguien nos dice «Lo siento». En una de las maneras en que los hijos aprenden a perdonar con el ejemplo.

No podemos forzar a los hijos a decir algo que no sienten, (de lo contrario les estaríamos pidiendo que mientan), así que por ultimo están en la libertad de decir lo que sientan, pero podemos motivarlos y explicarles que tan importante es arrepentirse y también que tan importante es perdonar.

2. Darles oportunidades.

Hay que darles una segunda oportunidad (y tercera, y cuarta y setenta veces siete oportunidades)

Hace unos meses, mis hijos y yo nos sentamos en Misa detrás de una madre y sus hijos. Ella estaba visiblemente cansada y exasperada por el comportamiento de su hijo más pequeño.

En un momento de la misa, ella lo reprendió fuertemente por subirse en el respaldo de la banca y le dijo que no tendría una dona después de la Misa.

«¡Por favor mama!» rogo el niño en un suspiro desesperado:

«Por favor» «¡me portaré mejor! ¡Seré bueno! ¡Por favor!»

Estaba verdaderamente arrepentido, pero su madre estaba muy seria. Le dijo molesta que no había forma que obtuviera su dona de regreso; se había comportado muy mal.

No era mi intención ser entrometida, hubiese preferido poner atención a lo que sucedía en el altar, pero esta escena estaba ocurriendo justo frente a mí, y no era posible no verlo.

Tampoco es mi intención juzgar a la madre cuando era evidente su cansancio y molestia. Ser padres puede ser algo muy difícil, y puede haber un sinnúmero de circunstancias que uno desconoce.

Pero viéndolo a la distancia, el hijo tampoco estaba siendo terrible, sino siendo un niño, y no puedo dejar de pensar en lo mejor que pudo haber sido para ambos si ella lo hubiese perdonado y le hubiese dado una segunda oportunidad.

Eso los hubiese hecho muy felices a ambos. En mi mente rogaba porque ella lo hiciera y pensaba:

«Dale una segunda oportunidad».

No solo por el bien del niño, sino por el de mamá también. Ella pudo haber tenido mucha más paz al ofrecerle misericordia en lugar de regañarlo enojada.

3. Que te vean perdonando a otros.

Es una lección de humildad, saber que los hijos no aprenden solo por lo que decimos, pero también (e incluso mas) por lo que hacemos.

Puede que no tengamos muchas oportunidades de mostrar a los hijos como perdonamos grandes ofensas, pero la vida nos presenta oportunidades a diario para mostrar como perdonar a otras cosas pequeñas.

Dejá tu comentario

Si te Gusto esta Publicación... Coméntanos...

Tu dirección de Correo NO será Publicada


*