Matrimonio

En estos años y de ahora cada vez mas, por aumento del promedio de vida, con mayor frecuencia personas mayores contraen matrimonio; lo que lleva a varias reflexiones: JAMAS REPETIRÁN EL MATRIMONIO DE CUANDO ERAN JÓVENES, MUCHO MENOS EL NOVIAZGO. Todo es diferente: ellos son diferentes, sus familiares son diferentes, sus anhelos son diferentes.

No es fácil dar normal aunque sean muy generales. Es muy diferente el matrimonio que envejeció al matrimonio entre dos personas mayores.

El matrimonio que envejeció con 40 o más años de matrimonio es una institución irremplazable, no saben vivir el uno sin el otro. Están completamente integrados. El matrimonio de mayores no tiene los antecedentes de convivencia de decenas de años que generó no solo amor sino un máximo entendimiento y mutua dependencia.

Deben, los mayores que desean contraer matrimonio, meditarlo mucho y estar preparados para máxima tolerancia entre ellos, pero también predispuestos para el cambio porque son dos personas con carácter formado, idiosincrasia formada, etc, etc. que son muy difícil o imposible de cambiar, solo compatibilizar y aceptar diferencias.

A todo esto hay que agregar y tener muy presente las diferencias de salud que ambos puedan padecer y los familiares directos (hijos) que puedan integrar el hogar.

Dos personas mayores que han resuelto, superando todos los inconvenientes, que son muchos, casarse es porque quieren compartir los peores años de salud juntos: porque están en los años de ancianidad o próximo a ello y como es lógico los problemas de la vejez siempre tienden a agravarse.

No tiene otro fin este matrimonio así formado, que el vivir juntos, sin posibilidades de hijos, frente a los peores años y con posibilidad de importantes problemas familiares de ambos esposos. Esto demuestra que el ser humano busca el máximo refugio y lo encuentra en el matrimonio.

Este panorama debe ser entendido, reflexionado y asumido por los futuros esposos.

Un buen matrimonio de adultos: integrado, feliz sin segundas intenciones ni intereses mezquinos es un ejemplo para que los jóvenes sientan la fuerza del amor conyugal.

Dejá tu comentario

Si te Gusto esta Publicación... Coméntanos...

Tu dirección de Correo NO será Publicada


*