No hay como el hogar

Cuando nos dicen «hogar» pueden venir a nuestra mente miles de recuerdos. Y durante este tiempo de pandemia tal vez hemos aprendido a valorar muchísimo más lo que significa para cada uno de nosotros, tener este lugar especial.

Esta cuarentena nos ha dado grandes lecciones, nos ha permitido hacer cosas para las que «nunca teníamos tiempo» y sin duda lo que hoy vivimos nos ha marcado a todos para siempre.

Nuestro corazón corre a lo esencial y regresa al hogar

La humanidad entera se encuentra en una situación difícil, y como nunca antes, la solución para salvarnos es permanecer en casa. Esto tendrá significados distintos para todas las personas.

Las circunstancias vividas en cada casa son muy diversas. Tanto, que para unos, esta cuarentena en casa ha podido significar una oportunidad hermosa, mientras que para muchos otros, todo lo opuesto. El hogar es el escenario donde se desenvuelve la familia, donde buscamos y deberíamos sentirnos protegidos, acogidos, un lugar donde podemos bajar la guardia y descansar.

En casa entendí lo que significa el amor y el cariño

En definitiva, el hogar es el espacio donde toman lugar las relaciones que fundan nuestro entendimiento del amor y del cariño, vínculos que contribuyen a la formación de nuestra personalidad y visión de la vida. La importancia del hogar es innegable.

El video despierta las emociones que se suelen relacionar con la palabra «hogar»: dulzura, paz, poder ser uno mismo, alegría y diversión distendida. Si estas imágenes te recuerdan el tuyo, has sido bendecido, no lo dudes.

Dios ha escogido el hogar como el entorno donde el ser humano crece, se conoce, y le conoce. Se trata de un lugar privilegiado, donde recibimos por primera vez el amor de Dios y vivimos la realidad de la filiación. Además, en el hogar encontramos el sentido de nuestra existencia, la convivencia nos enseña a servir y a ser servidos.

Haz que en tu hogar Dios esté presente, a pesar de las dificultades

De ahí la importancia de buscar que nuestro hogar sea un lugar acogedor, donde podamos descubrir el rostro de Dios en la disponibilidad y amabilidad de nuestros familiares. Sin embargo, este no siempre es el caso. Lo cierto es que no a todos nos ha sido dado un hogar con circunstancias ideales.

Puede ser que en tu casa tengas situaciones duras a las que tengas que hacer frente diariamente, y que con la cuarentena, el ambiente se haya puesto un poco tenso. Ante esto, no olvides que Jesús está contigo y que Él te acompaña siempre, sufriendo contigo en los momentos de dolor.

Lo único que podemos hacer en estas situaciones es rezar por todas las personas que nos rodean. Rezar por sus heridas y pedir a Dios que sane los corazones de todos los involucrados: traer el amor de Dios que falta en casa.

Cuida la convivencia dentro del hogar, preocúpate por los demás 

Ciertamente no es fácil, pero te aseguro que es un camino hermoso, que recorrido de la mano de Jesús, puede convertirse en una gran historia de amor.

Nos encontremos en las circunstancias que nos encontremos, estamos llamados a cuidar de nuestro hogar y de la convivencia que alberga. Se trata del lugar que Dios ha designado de forma especial para mostrarte su amor por ti.

Pídele con fervor que te muestre su cariño de forma especial en este tiempo de pandemia y que llene tu casa de toda su belleza y dulzura. Déjanos saber en los comentarios qué ha sido lo más lindo que este tiempo de cuarentena te ha permitido vivir en tu hogar.

Dejá tu comentario

Si te Gusto esta Publicación... Coméntanos...

Tu dirección de Correo NO será Publicada


*