Orar como pareja para entenderse mejor

¡La clave de la oración es empezar bien! Recogimiento, esfuerzo de silencio externo e interno, adoración del corazón… Si empezamos bien, el resto sigue, si nos quedamos humildes, si nos dejamos llevar por el Espíritu Santo. 

No hay que preocuparse excesivamente por “distracciones” que no se pueden evitar totalmente. Además, uno no debe juzgar su oración… 

Una “buena oración” es aquella que se hace todos los días, de la que salimos relajados, pacificados, reconfortados, con más confianza, esperanza y amor. 

Este tiempo de oración juntos sirve para acercar a los esposos, para borrar los pequeños enfrentamientos cotidianos, para armonizar los pensamientos y los deseos. 

También puede ayudar a reanudar un diálogoregular entre los cónyuges. La falta de diálogo, porque no tomamos el tiempo adecuado, es una de las causas más frecuentes de rupturas en la vida matrimonial.

Empezar estando de pie uno al lado del otro, en silencio, con la actitud corporal que conviene a cada uno… ¡y que no es necesariamente la misma! 

Recogerse, entregar su corazón al Señor… Invocar al Espíritu Santo: “Ven Espíritu Santo, ven, ora en mí“. Podemos satisfacernos con esta oración silenciosa durante un largo período de aprendizaje en el que simplemente nos acostumbramos a permanecer juntos ante el Señor.

Dejá tu comentario

Si te Gusto esta Publicación... Coméntanos...

Tu dirección de Correo NO será Publicada


*