Practicar el perdón y sanar heridas en el matrimonio

Sabemos que las discusiones en el matrimonio son inevitables, por lo tanto, si no se les presta atención en la relación, estas discusiones pueden llegar a ocasionar heridas profundas en el corazón que podrían costar mucho en sanar.

Los esposos se deben respeto y amor y cuando se falte en algo de esto, deben siempre praticar el perdón en su matrimonio. No pueden seguir avanzando sin sanar estas pequeñas heridas que luego puedan transformarse en algo más grande.

El perdón es una forma de expresar amor a tu cónyuge, pues el máximo reconocimiento de humildad de corazón que puedas demostrar hacia tu pareja.

Ejercicio de perdón y sanación en el matrimonio

1.- Trabajo individual.

En el momento del día en que más calma tengan para cada uno de ustedes, tomen un cuaderno y un lápiz, búsquen un lugar silencioso y cómodo. Estén listos el uno para el otro.

2.- Momento de ponerse en oración.

Serenar el corazón y pensar:

– ¿Qué cosas son las que mí cónyuge me tiene que perdonar?

– ¿En qué le he fallado o le estoy fallando?

– ¿Qué cosas soy consciente en las que necesito recibir el perdón?

Muy importante: «Es el momento en el que me pongo en el lugar de…» Hago consciencia de mis errores y defectos y son esos que molestan o dañan mi vida matrimonial y familiar.

Nota: Poner por escrito todo lo que se me viene a la mente. Todo lo que humildemente veo que necesito pedir perdón. Esto es importante hacerlo durante varios días. Apartar de tu lado esos pensamientos cuando que se cruzan por la cabeza en la que te ponen: «las ofensas recibidas».

Primero hay que reconocer los propios pecados, las deudas que tengo con mi cónyuge.

3.- Cosas que debo perdonar.

Después de varios días de hacer el ejercicio anterior, ahora es el momento de pensar y escribir, igual cómo lo hicimos anteriormente, las cosas que veo de mí cónyuge y que tengo que perdonar.

También aquí debes escribirlas con la mayor caridad y respeto posible, no condenando, sino dejando la puerta abierta para el arrepentimiento.

4.- Tomar un tiempo.

En un día establecido, deben tomarse un tiempo, que sea lo más largo posible, para poner en común todo lo que se ha rezado y escrito durante este tiempo.

Si lo hacen bien, el fruto puede ser muy grande.

5.- Acuerdo y propósito.

Se busca juntos un acuerdo para evitar en adelante aquello que hiere o molesta al cónyuge.

También es el momento en que se materializa el perdón en la renovación del amor reconociendo a Dios como su fuente. Puede surgir un propósito para que sea revisado periódicamente.

Cada matrimonio encontrará lo que mejor se adapte para su crecimiento.

Oración para praticar el perdón.

Señor, dame la capacidad de actuar con humildad, desde la compasión y el amor que has entregado por mí.

Que mi corazón sepa perdonar como Tú perdonas, amar como Tú amas.

Libérame de ese orgullo que enfría el alma y la endurece para perdonar.

Te entrego mi corazón para que sea manso y humilde para perdonar.

Que a través del perdón yo también pueda lograr sanar las heridas que nos hemos causado en el matrimonio. Amén.

Dejá tu comentario

Si te Gusto esta Publicación... Coméntanos...

Tu dirección de Correo NO será Publicada


*