REFLEXION: MI MATRIMONIO SE ESTA ACABANDO

Nuevo día,
misma vida.
Suena el despertador,
justo a la misma hora de siempre,
justo esa misma canción;
ambos se tienen que levantar,
uno para irse a trabajar
y otra para quedarse a trabajar,
o ambos para salirse,
o ambos para quedarse si es domingo
o día feriado,
pero sea cual fuese el caso,
por más diferente que parezca,
todo siempre es tan igual,
nada cambia en lo absoluto;
últimamente ya no se les ve felicidad,
últimamente el desayuno está hecho
con más grasa que con cariño,
el café ya sabe un poco más amargo,
ya la quincena parece injusta al saber
que casi todo lo tiene qué dar,
pero eso sí,
el beso en la boca no debe de faltar,
al irse o al llegar;
un beso más de costumbre que de necesidad,
un beso que ya no se siente,
que ya no arde en los labios.

Por la noche,
se abrazan porque se deben de abrazar
después de haber dejado ya su celular,
el único lugar en donde parecen perderse,
distraerse,
entretenerse después de un día pesado;
el único lugar en donde de repente,
una que otra vez a uno se le sale una risa,
un murmullo de «felicidad»…

Últimamente sus espaldas
se hacen más el amor,
no hay aceites aromaticos ni ropa sexy ,
al fin que no se necesitan,

Hace mucho que no hay flores frescas en casa,
ni un masaje a unos pies cansados de trabajar,
o a una espalda llena de estrés,
o una cena especial;
siempre son huevos con cualquier otra cosa,
siempre son hot cakes,
quesadillas,
cereal,
o comida de la calle cuando pagan.

Nuevo día,
misma vida…
¿cuándo pasó eso?,
ya ni recuerdan;
¿quién tuvo la culpa?,
uno dice que el otro,
pero nunca hicieron nada para arreglar su matrimonio …

COMO MEJORAR EN SU MATRIMONIO

1  Admite que tienes un problema. Algunas personas dejan que sus relaciones se deterioren, porque no están dispuestas a admitir (o admitir ante su pareja) que se sienten aburridas, insatisfechas o incomprendidas. Admitir que tu matrimonio necesita trabajo es el primer paso para resolver el problema.

2
Piensa en tus propios sentimientos. Antes de que trates de arreglar tu relación, necesitas echar un vistazo a tus propios pensamientos y sentimientos.

Si sientes que has dejado de querer a tu pareja, pregúntate a ti mismo si esto podría ser un mecanismo de defensa. Algunas veces, cuando te sientes muy herido por tu cónyuge, adoptas una actitud de indiferencia para protegerte de los sentimientos de tristeza, rechazo y vulnerabilidad.

3
Sé honesto acerca de cuánto se valoran tú y tu pareja. Cuando las relaciones son nuevas, las personas tienden a presentar las mejores versiones de sí mismas: trabajan en su aspecto físico, hacen un esfuerzo para escuchar atentamente y toman los sentimientos del otro muy en serio. Los matrimonios son esfuerzos a largo plazo; sin embargo, al pasar los años, puedes dejar de valorar a la otra persona. Este es un signo de que necesitas trabajar en tu relación con ayuda de un consejero.

4
Contempla sus niveles de intimidad. ¿Se conectan románticamente tú y tu pareja? ¿Viven juntos como una pareja que se apoya y se quiere o se han convertido en compañeros de habitación? Piensa en la distancia que crece entre ambos y piensa qué es lo que estás dispuesto a hacer para salvar esa brecha, ¿estás dispuesto a comprometerte con una consejería y tratar de cambiar tu comportamiento?

Toma este asunto especialmente en serio, si realmente te sientes descuidado(a) por tu pareja. Cuando una parte se siente descuidada porque la otra parece muy preocupada por el trabajo, los pasatiempos u otros intereses puede sentirse en el matrimonio.

5
Considera tu vida sexual. ¿Estás contento con tu vida sexual? Si tu pareja ha dejado repentinamente de iniciar el sexo, puede ser el signo de un problema.  puede tener algunas preocupaciones o puede sentir que hay una distancia creciente entre ambos. Eso es un verdadero problema y también lo es a la inversa, si eres tú el que siente una falta de deseo sexual hacia tu pareja, también es un motivo de preocupación.

6
Pregúntate a ti mismo si estás disfrazando tus emociones negativas. Si sientes a menudo que tratas de fingir que todo está bien o que tratas de suprimir tu tristeza, enojo o frustración, debes considerar hablar con tu pareja sobre pedir consejería. Un consejero matrimonial puede ayudarte a expresar las emociones negativas de una forma saludable.

7
Habla con tu pareja. También tu cónyuge necesita examinar sus propios sentimientos. Y ambos deben decidir si estarán dispuestos a ver a un consejero matrimonial.

Dejá tu comentario

Si te Gusto esta Publicación... Coméntanos...

Tu dirección de Correo NO será Publicada


*