SEXUALIDAD MATRIMONIAL

Las cosas malas suceden cuando la parte sexual del matrimonio es abandonada. No dejes que esto te suceda. Mantén tu vista en el calendario y rehúsa permitir que pase mucho tiempo sin tener relaciones físicas con tu esposo. Si ha pasado demasiado tiempo, pídele a Dios que te muestre el por qué y que te ayude a remediar la situación. Y recuerda, nunca es demasiado tarde para orar por pureza sexual, no importa lo que haya ocurrido en el pasado de cualquier de los dos. En ocasiones los problemas sexuales en el matrimonio suceden como resultado de experiencias sexuales antes del matrimonio. Ora para que seas libre y sanada de esos recuerdos. La pureza sucede en el momento que echa raíces en el corazón. La oración es donde comienza. No pierdas o dañes lo que Dios tiene para tu matrimonio por se negligente y no orar por esta área vital de tu vida.
ORACION
Señor, bendice la sexualidad de mi esposo y hazla un área de gran satisfacción para él. Restaura lo que necesita ser restaurado, y por equilibrio donde sea necesario. Protégenos de la apatía, decepción, crítica, ocupaciones, falta de perdón, mortandad o falta de interés. Oro para que hagamos tiempo el uno para el otro, nos comuniquemos nuestros verdaderos sentimientos con franqueza, y nos mantengamos sensibles a lo que cada uno necesita.
Mantennos sexualmente puros en cuerpo y mente, y cierra la puerta a cualquier lujuria o cosa ilícita que busque asirse a nosotros. Líbranos de la atadura de los errores pasados. Quita de nuestro medio los efectos de cualquier experiencia sexual, en pensamiento u obra que haya sucedido fuera de nuestra relación. Quita de nuestras vidas a cualquier persona o cosa que pueda ser una tentación para la infidelidad. Ayúdanos a «abstenernos de la inmoralidad sexual» para que cada uno de nosotros aprenda «a controlar su cuerpo de una manera santa y honrosa» (1 Tesalonicenses 4:3-5). Oro que nos deseemos el uno al otro y a nadie más. Muéstrame cómo estar atractiva y deseable para él y ser la compañera que él necesita. Oro para que ninguno de nosotros sea nunca tentado a pensar en buscar satisfacción en otro lugar.
Comprendo que una parte importante de mi misterio hacia mi esposo es el área sexual. Ayúdame a nunca usar el sexo como un arma o medio de manipulación, accediendo o negándome con fines egoístas. Entrego esta área de nuestras vidas a ti, Señor, y que pueda ser renovada y con vida de continuo. Haz que todo sea para lo que tú lo creaste.
Bebe el agua de tu propio pozo, el agua que fluye de tus propios manantiales. ¿Habrán de derramarse tus fuentes por las calles y tus corrientes de aguas por las plazas públicas? Son tuyas, solamente tuyas y no para que las compartas con extraños. ¡Bendita sea tu fuente! ¡Goza con la esposa de tu juventud! Es una gacela amorosa, es una cervatillo encantadora. ¡Que sus pechos te satisfagan siempre! ¡Que su amor te cautive todo el tiempo!
(Proverbios 5: 15 – 19)

Dejá tu comentario

Si te Gusto esta Publicación... Coméntanos...

Tu dirección de Correo NO será Publicada


*