Si amas a tus hijos debes rezar por ellos

Vivir una vida de oración te beneficia, pero también entrena a tus hijos en cómo rezar. Así que, siempre debes encontrar pequeñas formas de rezar por tus hijos a lo largo del día. Cuando rezas, puedes hablar con Dios, pero ¿sabes qué? tus hijos observan lo que haces. Aunque no comprendan mucho si son muy pequeños, cuando rezas por ellos, les das un regalo.

Si quieres a tus hijos, reza por ellos.

Encontrar tiempo para rezar por tus hijos, debe ser una tarea de día a día. Buscar ese espacio, ese momento. Siempre podemos aprender a encajar una o dos oraciones en algunas rutinas del día para rezar por los hijos.

Con el tiempo, los hijos puede aprender a hablar con Dios de cualquier cosa en cualquier momento, como si hablaras con un buen amigo. Eso lo habrán aprendido de ti.

Esta informaicón extráida del portal Aleteia, nos invita hoy a meditar y orar sobre la gran gracia y responsabilidad de educar hijos de Dios. Son muchos los desafíos que enfrenta la familia en cada etapa del desarrollo de los hijos, porque cada hijo es diferente y cada etapa nos exige una nueva manera de atender a sus necesidades.

Pero cuando enfrentamos en Dios tales desafíos, crecemos junto a cada hijo. Cada niño es un don único de Dios: tienen características particulares que nadie más tiene y así lo debemos ver, como Dios nos ve. Ellos son una «segunda edición» nuestra, pero seres únicos, especiales.

Saber transmitir la realidad.

Por otro lado, sería absurdo transmitirles la falsa noción de que es son centro del mundo y que todo está hecho para ellos. Al contrario, es necesario que desde temprano les sea transmitido, en la pedagogía propia para su edad, que Dios es el centro del mundo y ellos son un don que viene de Dios para el mundo.

Son muchos los niños criados con la mentalidad de que el mundo y hasta otras personas son simplemente objetos de consumo, y a veces llegan a la edad adulta sin sentido en la vida.

Muchos se vuelven depresivos y terminan perdiéndose en la droga, en la prostitución, la marginalidad, o se vuelven adultos egoístas que influenciarán la sociedad con una mentalidad cada vez más destructiva.

Que en esta visita de Nuestra Señora a nuestra familia, seamos ungidos por el Espíritu Santo con el don de la sabiduría, que viene de lo alto, y es muy distinta de la sabiduría mundana.

Que el Espíritu Santo, por intercesión de Nuestra Señora y su Hijo nos conceda la gracia de educar hijos para el amor. Que el amor supere el egocentrismo.

Oramos también por todos los educadores, por las escuelas y universidades y profesores para que sean instrumentos eficaces de una cultura de vida y no de muerte.

Que todo estudio sea sometido a la Palabra de Dios que es la mayor educación que podemos dar a nuestros hijos, para ser el punto de equilibrio y discernir sobre la información que ellos reciben cada vez más rápidamente en nuestros días. Para que la cultura de nuestros hijos sea dirigida a favor de la vida, como dice la Biblia:

«Escucha, Israel: Yahveh nuestro Dios es el único Yahveh. Amarás a Yahveh tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu fuerza. Queden en tu corazón estas palabras que yo te dicto hoy. Se la repetirás a tus hijos, les hablarás de ellas tanto si estás en casa como si vas de viaje, así acostado como levantado; las atarás a tu mano como una señal, y serán como una insignia entre tus ojos; las escribirás en las jambas de tu casa y en tus puertas» (Deuteronomio 6,4-9)

Poblar al mundo de adultos santos.

Cuando la Palabra de Dios es proclamada y vivida por lo menos por uno de los padres u otro responsable directo del niño, se vuelve posible cambiar la pregunta: «¿Qué puede ofrecerme hoy la vida?», por esta otra: «¿Qué me pide hoy la vida?». Esta será la cura diaria de cualquier egocentrismo que lleva a la muerte.

Es en beneficio de nuestros hijos que nosotros como padres ejercitemos a nuestros hijos a hacer, desde temprano y conforme a su capacidad, elecciones, que impliquen satisfacciones pero también responsabilidades.

Así, estaremos ayudando a poblar un mundo de adultos santos, capaces de optar por la verdadera vida que sólo se encuentra en la voluntad de Dios.

Que el Señor rescate nuestra fe como padres, para que oremos con toda confianza por el futuro de nuestros hijos, para que ellos sean rescatados de donde estuvieran hoy para la verdadera felicidad que sólo se encuentra en la voluntad de Dios.

Oración para la protección de los hijos.

Nuestro Dios está totalmente en control de todas las cosas. Recuerde que «sabemos que en todas las cosas Dios trabaja para el bien de los que le aman, que han sido llamados según su propósito». (Romanos 8,28) Señor Dios, Padre amado y lleno de extrema bondad, te alabamos porque tienes el control total de todas las cosas. Rezo para que protejas a mi hijo. Mantenlos saludables y ayúdalos a prosperar. Tú conoces a cada uno de ellos, sabes exactamente cuándo se levantan y cuándo se caen. Lo que necesitan en su camino y lo que debe ser apartado de su lado. Cuida a mis hijos en cada una de las área de su vida y mantenlo a salvo siempre. Amén.

Dejá tu comentario

Si te Gusto esta Publicación... Coméntanos...

Tu dirección de Correo NO será Publicada


*